Por qué Haití no ha vacunado aún a una sola persona

by Rashmee

Posted on July 5, 2021 / open Democracy



Es fácil culpar al estado de disfunción crónica de Haití, pero esa no es toda la historia

Rashmee Roshan Lall

La política ha sido durante mucho tiempo el azote de Haití, una terrible aflicción que ha hecho que se tambalee por causa de una crisis económica, sanitaria y de orden público a otra. La inestabilidad ha asolado el país desde el derrocamiento del déspota “Baby Doc” Duvalier en 1986. Durante los últimos 18 meses, el presidente Jovenel Moise ha gobernado por decreto, y los opositores han denunciado su supuesta ilegitimidad al negarse a dimitir el 7 de febrero de este año.

Las protestas contra el gobierno de Moise, que estallaron por primera vez en 2017, han paralizado la economía. Su respuesta de mano dura podría haber empeorado una situación ya de por sí grave. La violencia de las bandas se ha disparado en los últimos meses, desplazando a cientos de familias en los barrios pobres de la capital, Puerto Príncipe, y aumentando la sensación de inseguridad de los haitianos.

Las elecciones, previstas para septiembre, probablemente no resolverán nada porque el consejo creado por el gobierno de Moise para organizar los comicios se considera ampliamente partidista.

Pero la política de Haití -para la que no hay vacuna y, aparentemente, tampoco remedio- no puede explicar del todo su situación actual como único país de su hemisferio que no tiene dosis de Covid-19 para entregar a su población.

Habiendo vivido en Haití durante tres años y habiendo informado desde allí, sé lo fácil que es confundir su persistente desorden con la flagrante incapacidad de iniciar siquiera una campaña de vacunación para vencer una pandemia mundial.

También existe la tentación de culpar a la bien documentada indecisión de los haitianos en cuanto a las vacunas, que ha supuesto sistemáticamente una menor inmunización contra enfermedades prevenibles como la difteria y la tuberculosis.

Ante la epidemia de cólera de 2010, la peor del mundo en la historia reciente, muchos haitianos respondieron con una magnífica explosión de coraje y mala lógica. Mikwòb pa touye Ayisyen, un dicho en creol haitiano que se traduce en la creencia de que un simple microbio no puede matar a los haitianos, resume la opinión común.

Después de que las vacunas Covid-19 se apresuraran a salir al mercado internacional, empezaron a circular en Haití vídeos en los que se afirmaba que se trataba de una conspiración para propagar el VIH/SIDA y la malaria por medio de las vacunas. Justin Colvard, director en Haití de la ONG Mercy Corps, ha señalado que los rumores y la desinformación incluían la creencia de que “La Covid-19 no era real, y que si era real, los haitianos eran invulnerables a ella”. El paralelismo con la negativa a tomar en serio el cólera era evidente. Era mikwòb pa touye Ayisyen de nuevo.

Sin embargo, el enfoque del gobierno haitiano de detener la vacunación de su pueblo contra la Covid-19 puede tener que ver con algo más profundo que la irracionalidad o los errores de organización. Se trata de la vacuna de AstraZeneca.

En todo el mundo, un número suficiente de personas ha expresado su preocupación por AstraZeneca como para causar serios problemas en el despliegue de la vacunación. A Gran Bretaña no le gusta reconocer este hecho porque AstraZeneca nació en Oxford, pero es cierto en Inglaterra, como he visto como voluntaria en las clínicas de vacunación durante los últimos seis meses.

Originally published at https://www.opendemocracy.net


Original link

Rashmee has lived and worked in several countries in the past decade, including Afghanistan, India, Haiti, Tunisia, the UAE, US and UK

Enter your email address: